Aragonizate

Ser aragonés… ¡Cuestión de carácter!

En Radiquero no quieren ni oír hablar de ‘Jalogüin’

Deja un comentario

NEW Logo AragonizateCalabazas

Los habitantes de esta pequeña localidad del Somontano lo tienen muy claro: “Esto no es Jalogüin”, aquí se celebra La Noche de las Ánimas. Razón no les falta, en todo caso la coincidencia más palpable con la fiesta anglosajona, son la calabazas, elementos evocadores de este rito que se remontan a la época de los Celtas y que por cierto, los raiqueranos ya vienen usando desde hace siglos. De ahí la evidente reivindicación por esta tradición autóctona pese a que originariamente este rito tenga un origen común… 

Sea cual sea su verdadera raíz, lo cierto es que este rito del primer día de noviembre, celebra un hito festivo para evocar el inicio de un nuevo ciclo de la tierra, la aparente muerte de la naturaleza encaminada hacia el estado latente del invierno, marca la fecha límite para que semillas y las almas realicen su particular transito hacia el inframundo, el espacio que la naturaleza les ha asignado para su descanso estacional hasta el retorno de la primavera, el buen tiempo y las nuevas cosechas.

Dice un antiguo refrán que: “El que no siembre en noviembre, que no siembre” por que a partir de esa fecha la semilla no germinará.” Algo así ocurre con las almas y esa noche es el momento de regresar a sus lugares de reposo: los cementerios.

HALLOWEEN RADIQUEROLo cierto de todo esto es que Halloween, no es más que el nombre anglosajón de una fiesta que en esta pequeña población de la Sierra de Guara se lleva celebrando desde hace mucho tiempos inmemoriables, la Noche de las ánimas. Si que, aunque es cierto que el carácter lúdico con que se vive, dista bastante de la ceremoniosidad y temor con que se practicaba antaño en Radiquero, ellos, los 40 habitantes de esta pequeña población, resistiéndose a la invasión cultural anglosajona, prefieren llamarle como toda la vida. La Noche de las Ánimas, una tradición propia del Somontano que cada año se revitalíza y no deja de atraer cada vez más turistas a la zona, durante los días en que se concentra la celebración. Siempre, el sábado anterior al día de Todos los Santos..

Reivindicar esta celebración, el culto a nuestros difuntos, no supone más que subrayar la importancia de una tradición generaliza en Aragón, documentada desde los pueblos más aislados del Pirineo hasta las planicies turolenses pasando por las faldas del Moncayo.

Brujas

Las Brujas

¿Qué sería Halloween sin ellas? Casi con toda seguridad no las verás volar en su escoba, ni practicando extraños ritos invocadores de Satanás, las veras caminando por la calle a plena luz del día o bailoteando en cualquier sarao hasta altas horas de la madrugada. Extraño aquelarre pero tranquilos, lo que se ve no es más que fachada, un mero disfraz, aunque hay quien asegura tener a una o incluso a más de una dentro de su propia casa, no estamos hablando de suegras, ni de zombies desarrapados, hablamos de Brujas.

A menudo denostadas y con muy mala prensa, a las brujas nos las han vendido con una imagen terrorífica que dista mucho de la realidad de lo que verdaderamente fueron. Intentaremos romper una lanza a favor de estas mujeres.

En la antigüedad, muchos pueblos y aldeas del Alto Aragón recurrían a curanderos locales, magas, magos, hechiceros y hechiceras para sanar a sus pobladores, la incultura y escasos conocimientos de la población propiciaba la percepción distorsionada de ideas mágicas y supersticiones atribuyendo todo lo inexplicable a fuerzas o agentes sobrenaturales.

En este escenario, las brujas, poseedoras de remedios curativos y creadores de pócimas mágicas no fueron más que unas víctimas de una sociedad que las consideró invocadoras del propio demonio y herejes, de hecho muchas de ellas acabarían acusadas y ajusticiadas ante el Tribunal del Santo Oficio.

El hecho de medir con el mismo rasero a brujos, brujas, magos, curanderos y curanderas, es lo que llevó a muchas de estas mujeres inocentes a los grilletes de la Inquisición y a las famosas hogueras “purificadoras”. Suponemos que dentro de esta tesitura, en pos de su descrédito, también tendría algo que ver el mayor éxito de los remedios que preparaban estas señoras hechiceras por ser más hábiles o quizás por ser poseedoras de un conocimiento en profundidad de las plantas y animales de los que obtenían la materia prima para la elaboración de sus milagrosas pócimas.

Si a todo lo citado, añadimos que a lo largo de la historia se ha considerado a la mujer como un ser inferior, encarnación del pecado y la tentación, el mero hecho de que pudiera desempeñar una labor, casi “milagrosa” suscitó temor, rechazo y la propagación de un sin fin de leyendas que sin duda han transcendido hasta nuestros días distorsionando la verdadera historia.

¿Jalogüin o Noche de Ánimas?

Lo dejamos a vuestra elección, lo llames como lo llames, en Radiquero se mantendrán fieles a la tradición, los niños pasarán el día fabricando calaveras con las calabazas que se crían en los huertos para dar de comer a los cerdos y llegada la noche, este diminuto pueblo del Somontano, se transformará en una fiesta de tinte tenebroso, donde habrá brujas, se encenderán velas, reinará la oscuridad y los vivos, se congregarán en una lúgubre procesión para acompañar –o ahuyentar, nunca se sabe- a las almetas y los totones y conducirlos al lugar que les corresponde.

Almetas y Totones forman la triste comitiva que vaga por las calles de Radiquero.

Almetas y Totones forman la triste comitiva que vaga por las calles de Radiquero.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s