Aragonizate

Ser aragonés… ¡Cuestión de carácter!

San Juan de la Peña y Monte Oroel

Deja un comentario

PROFILE 2 cabecera_titulo ASPE

 

Considerado como uno de los ecosistemas de media montaña más importantes de todo el Pirineo aragonés, este Paisaje Protegido, abarca una superficie de 9.513 hectáreas y está comprendido principalmente por dos formaciones geológicas diferenciadas, la sierra de San Juan de la Peña, que se eleva hasta los 1.550 metros de altura y el Monte Oroel que domina la ciudad de Jaca a 1.770 metros, integra además a los municipios de Bailo, Caldearenas, Jaca, Las Peñas de Riglos, Santa Cilia y Santa Cruz de la Serós. La presencia del monasterio viejo de San Juan de la Peña no hace sino aportar un valor añadido a este espacio natural. La dimensión histórica de este monumento y los montes que lo rodean son los elementos más representativos al entender que no se pueden concebir el uno sin el otro… 

 ¿Qué es un Paisaje Protegido en Aragón?
Un lugar concreto del medio natural, merecedor de una protección especial por sus valores estéticos y culturales. La declaración de Paisaje Protegido corresponde al Gobierno de Aragón mediante Decreto.

Cuna del Reino de Aragón

No es de extrañar que a San Juan de La peña se le haya considerado el refugio del Santo Grial teniendo en cuenta su peculiar ubicación al abrigo de una imponente mole de piedra y que se convirtiera con el paso de los siglos en protagonista de multitud de leyendas.
Cuenta una de estas leyendas que San Lorenzo, originario de Huesca, allá por el siglo III, fue el encargado de custodiar los bienes de la Iglesia. Ante la amenaza y aversión de Roma hacia los cultos cristianos, decidió enviar el Santo Grial a uno de los lugares más remotos de su tierra natal donde pudiera estar bien protegido.

Sea como fuere, es lógico que historias y leyendas confluyan en este idílico y apartado lugar donde historia y naturaleza se han unido para formar un conjunto de belleza inigualable. No debemos olvidar que en este lugar tuvo su origen el antiguo Reino de Aragón y  el viejo monasterio, en si mismo constituye un joya del arte románico aragonés siendo uno de los más importantes de la Alta Edad Media y primer panteón real de Aragón. Si a este valor histórico le sumamos el espectacular entorno que lo rodea, tenemos como resultado un tesoro natural que bien merece la pena conservar y admirar en toda su dimensión. 

DE la PEÑAPaisaje Protegido

Ya en el año 1869 hubo un intento de venta en pública subasta del monte que rodea el monasterio viejo de San Juan de la Peña pero finalmente se impuso el sentido común. Fue un informe del ingeniero responsable del entonces recién creado Distrito Forestal de Huesca el motivo determinante por el cual no se llevo a cabo la subasta. En aquel informe se expuso de forma convincente y lógica la tesis de que no se podía concebir el monasterio sin el monte que lo rodeaba. Y así lo expreso:   

“No se concibe el santuario sin el monte. De tal modo se armonizan y se complementan las bellezas de la naturaleza y las producidas por el genio del artista. Quitad el monte al Santuario y habréis mutilado el monumento”

 

Flora y Fauna

Este espacio natural posee una biodiversidad sorprendente, La gran roca que le da el nombre, al igual que Oroel, es un enorme sinclinal colgado de conglomerados, con cimas en los montes de Cuculo y San Salvador. La calidad de esta enorme y densa masa forestal donde crecen pinos silvestres, encinas, carrascas, quejigos y boj se complementa con la presencia de plantas que requieren mayor humedad como el haya, además de una gran abundancia de setas y otras especies de gran interés botánico como la oreja de oso o la valeriana longifolia que buscan los riscos y acantilados para echar raíz.

La riqueza de este espacio se certifica con la presencia de especies determinantes en la calidad ambiental de un ecosistema, además de la rica vegetación, sobre los cielos de este entorno, vuelan varias especies en peligro de extinción, quebrantahuesos, buitres y alimoches, suelen buscar las inmensas paredes de conglomerado para construir sus refugios. Sin duda una zona privilegiada para la observación de aves y el turismo ornitológico.

Estas especies conviven en perfecta armonía con los mamíferos  típicos de los bosques mediterráneos como el zorro, la gineta, el jabalí, el corzo, la marta o el tejón además de otras como el picapinos, el pito negro, la culebra europea o el lirón careto.

Ahora que sabes un poco más de este tesoro del Pre Pirineo aragonés no tienes escusa para no escaparte en cuanto puedas. Esperamos os haya gustado.

OROEL Manuel Hayas

Fuentes consultadas: 

Aspe Jacetania – Gran Enciclopedia Aragonesa – Viaje al Pirineo  

Red Natural de Aragón  – Viajes en el objetivo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s